5/18/2012

UN REFRITO: EL TAMAÑO...IMPORTA?


Estoy en la cama. Está nublado, feo y ayer me resfrié. Mis neuronas están adormecidas, y aunque muero de ganas de un post de caracter violentamente sexual, no tengo fuerzas ni para pensar, si es que para pensar se requiere fuerza.
Así que aquí viene mi refrito.  








Amo a David. Lo amo desde el primer día que lo ví. Nos conocimos por casualidad una tarde calurosa de verano mientras yo paseaba por Firenze. Ya había visitado las joyerías del Pontevecchio sin comprar nada, pues no me consolaban en ese momento los brillantes, ni las amatistas ni los rubíes. Ahí de pie, erguido, solitaro, tranquilo, parecería que me hubiera estado esperando. Confieso que me ruboricé cuando lo ví; es cierto que hacía mucho calor pero no sé si me hubiera atrevido a desnudarme.

 
Primero nos miramos fijamente. Sos ojos mostraron miles de expresiones diferentes; los mios se centraban en su físico. Me sentí intimidada ante tan esbelta figura. Que notara mi presencia me hacía sentir como una diva de Hollywood con vergüenza. Tímidamente, tratando de que no notara mi sofoco lo rodeé dando pequeños pasos, sin tocarlo.

 

Admiré las redondeces de su culo y la perfección muscular de su espalda. No era un patovica ni mucho menos. Su cuerpo irradiaba ante todo armonía. Adoré su pancita con abdominales escondidos mientras me relamía pensando en las mil y una maneras de besarla. Entre los dos había un silencio pasmoso que dejaba lugar a los pensamientos más ratoneros. Mientras más lo miraba, más lo quería poseer.

 

Me cautivaba su mirada penetrante e iracunda, su aspecto de macho recio aunque apenas sostuviera una gomera en su mano; la seguridad que tenía en sí mismo de quedarse de pie, tan expuesto, tan atractivo. Sentí el impulso de pasar mis dedos por entre sus rulos, bordear esas orejas tan perfectas con mis labios, pero me contuve. Ansiaba besar esos labios carnosos que yo no lograría tener ni con todo el Botox del mundo.

 


Si cerraba los ojos imaginaba que nuestras manos se entrelazaban. Las noté un poco grandes pero... mejor!!! Con un solo movimiento me acariciaría todo el cuerpo. Llegué a creer que me rodeaba con sus brazos fuertes y largos.

 

Me hubiera quedado horas mirándolo, admirándolo, deseándolo. Estaba envuelta en una ensoñación maravillosa. Sólo faltaba poder olerlo para completar el éxtasis. Una brisa cálida me sacó de mi letargo. Ahí lo noté. Un detalle, "un pequeño" detalle. Tan pequeño que tuve que agudizar mi vista para verlo.

 

Entre sus piernas colgaba apenas un pene digno de un niño, no de semejante perfección de hombre. Lo primero que intenté fue imaginarlo erecto, duro, viril. No tenía mucha idea de cuánta elongación peneana podía tener un miembro. Luego de un largo rato de cavilaciones comprendí que igual lo amaba, que en verdad no importaba el tamaño sino que me hiciera felíz. Porque si mi David lo tenía pequeñito por algo sería. Sería que sus inmensas manos harían maravillas en el cuerpo de una mujer; acariciarían con ternura. Que sus carnosos y apetecibles labios guardarían una lengua que lamería con dulzura y gentileza los muslos; que esos brazos sostendrían con fuerza y a la vez con amor... Y esos ojazos mirarían con tanta pasión y profundidad que una se sentiría coquetamente invadida por dentro. Y comprendida.

 Así bien: y qué?


 Pequeño es hermoso.

 

23 commenti:

  1. Bueno, vale, si no hay más remedio...Pero, reconoce conmigo que un par de centímetros, solo un par, le darían otra gracia.
    ¿no será esa carencia el motivo de su furibunda mirada?


    Gracias por tus visitas a mi casa.

    RispondiElimina
  2. María Jesus me creerías si te digo que le encuentro expresiones diferentes en la mirada?
    Según el ángulo desde el que lo mire.
    O será el amor?

    Bacci tantissimi!!!

    RispondiElimina
  3. Tienes razón en una cosa. Bueno, seguramente en unas cuantas. La primera vez que vi el David observé que no era el único que contemplaba la extraordinaria escultura con rubor. Sientes que estás ante alguien desnudo, en bolas, y eso te aporta una cierta violencia vouyeur. Es incómodo mirar con otra gente al lado esta escultura, la verdad. Supongo que eso ocurre porque es una obra de arte perfecta y sientes que tienes ante ti el modelo que la inspiró. Esa sensación se produce porque es una obra con imperfecciones. Tiene cosas perfectas y otras no tanto, como cualquier ser humano.

    Pero más allá del componente erótico la escultura impresiona por otra cosa, o al menos yo lo percibí así. Porque te hace pensar, vale, somos esto. No somos otra cosa que carne, que fragilidad (y fíjate que lo piensas ante una piedra, que eso es en realidad el David, pero es una piedra tocada por la mano divina de Michalangelo y llega de esta forma a ser nosotros más que un nosotros mismo). Preciosa entrada. Tiene ese germen de sinceridad que te lleva a analizarte a ti mismo.

    RispondiElimina
  4. Me encantó tu relato, sincero, cercano, conmovedor. No llegué a Florencia aún, me lo debo para mi próximo viaje por Italia, pero entiendo que observar esta obra de arte nos puede producir infinidad de sensaciones. Es un tributo al erotismo más descarnado y nos interpela plantado ahí con su desnudez.
    Es cierto lo de su tamaño, es algo que alguna vez he o me han comentado. Pero es cierto también que tu gracia al contarnos de esto hace que cada palabra sea de estreno.
    Bacci

    RispondiElimina
  5. Tal vez el artista, hombre al fin, quiso tener un gesto de delicadeza hacia sus congéneres, permitiéndoles el pobre consuelo de creerse mejor dotados que David en ese único detalle.

    RispondiElimina
  6. Rob,
    sin embargo yo me imagino que en aquella época no habría mucha diferencia con ésta con respecto al deporte de los hombres de creerse más machos por el tamaño de su pene y medirlos!
    Además, como si fuera mérito propio tenerlo grande!
    Miguelito se lo hizo pequeño porque "él" lo tendría pequeño.
    jiijijij...
    De todos modos sigo pensando que el tamaño no importa "tanto".

    Saluti

    RispondiElimina
  7. Es una relación que parece inconmovible.

    No sé que tan verídico será, pero yo leí o me contaron, la verdad es que no lo recuerdo, que el tamaño original era bien diferente, es decir, BIEN diferente. Pero que Miguelito fue censurado por alguna autoridad eclesiástica, sino el mismo papa, y tuvo que disminuir sus pretensines. Siendo mi aporte tan vago en cuanto a la fuente, sería mejor corroborarlo, pero a mi no me parece tan descabellada la historia. Porque es verdad que el tema del tamaño tiene cientos de años de idas y vueltas, y no creo que Miguel se conformara con poco (todo por lo que se cuenta, vió?).
    saludos!

    RispondiElimina
  8. David tiene cara de pavo, no me digan.
    Yo te lo regalo, Nina, todo tuyo, besátelo todo.

    RispondiElimina
  9. Permiteme NINA, David era un pastor que liberó al pueblo de Israel de la dominación de los filisteos, con un grandullón abusador Goliat; su mano izda. sujeta la honda que contiene la piedra que de un momento a otro hará girar para golpear en la frente al grandullón.
    Su mirada es iracunda porque han dominado a su pueblo y a su gente, han matado a cientos de personas y está respondiendo a la agresión; es cierto que si lo miras desde otro punto su mirada cambia, esta arrebatado por el mensaje de Yavé que le ha elegido a él para enfrentarse al enemigo.

    Aunque su postura parece estar en descanso, no es así, esta en alerta, oteando el horizonte y esperando al enemigo, preparándose; en tal situación los genitales se contraen y se suben hacia el vientre, es un modo de contención, por eso sus testículos estan prietos, tambien las nalgas y su pene encogido, no por que sea pequeño sino por que está en alerta.

    Ni por un momento podría pensar en él en otro estado, sería demasiado.

    Tambien te deseo ¡Feliz Navidad! a ti y a los tuyos. Besos

    RispondiElimina
  10. No se que tiene David que no tenga yo, sin embargo si se que tengo yo, que no tenga él....

    Aunque he de reconocer, que el tipo es casi-perfecto....

    Abrazos

    RispondiElimina
  11. Eastriver, gracias por tus palabras, un placer leerte. Tenés tanta razón con lo de la piedra! Pero qué piedra! Nada menos que El Gigante, reto intentado por muchos y ganado por Miguel Angel (encima era una piedra defectuosa). Un par de veces realice Ex Uno Lapide y no es nada sencillo.
    Lo del componente erótico es una sonsera mía, en verdad el desafío era hacer una obra desde el punto de vista cristiano,clásica, platónica digna de la grandiosa Grecia o de la mismísima Roma Imperial.
    Mujer te auguro para el próximo año un estupendo viaje a Italia a visitar a mi enamorado. Los vas a amar tanto como yo.
    Nippur, no creo que el Papa haya pedido tal cosa. Los cánones clásicos indican esas proporciones. Sí hay una historia parecida con respecto al tamaño de su naríz. Cuando Pier Soderini se atrevió a corregir a Miguel Angel diciéndole que la tenía muy grande. El genio tomó escombros de marmol del piso, hizo que daba un par de golpes en la naríz y dejó caer los restos. Soderini se fue chocho y el David no cambió en nada.
    EMEEEEEEEEEE......el gusto es SUB-JE-TI-VO. Sólo intenté hacer un análisis de obra un tanto más divertido. Amo la perfección con que fue realizada, los trucos usados para crear ilusiones ópticas. Ante todo soy artista plástica.
    Laura, bienvenida a mi casa. Gracias por los datos, debería preguntarle a un médico lo del encogimiento de testículos!
    Preferiría pensar en él como el REY DAVID, segundo de los reyes del antiguo Reino de Israel según la Biblia.´
    Le da más charme, no?
    Sommer, un gusto.
    No sé qué tendrás que no tenga David. Habrá que ir averiguando...
    gracias a todos por visitarme y que tengan unas felicísimas fiestas.

    Saluti

    RispondiElimina
  12. Querida NINA, trabajo como enfermera, hace tiempo trabajé 17 años como instrumentista de cirugía cardiaca en uno de los hospitales mas importantes- Ruber Internacional- he visto muchos testículos te lo puedo asegurar, pero lo que sé sobre el David me lo conto mi amigo Gaetanno Sassone, que vivia en Rignano Su L´Arno, un pueblo al lado de Firenze, entonces estudiaba económicas y arte al tiempo, todo un cerebro. El Rey David cantaba y escribía Salmos hermosísimos no guerreaba. Besos y nuevamente Feliz Navidad.

    RispondiElimina
  13. Imagino que la mirada de la artista capta cosas que al resto le pasan desapercibidas!

    Personalmente creo que la vida moderna nos ha histeriqueado con los cuerpos perfectos y el sexo (se viene arrastrando el tema de un par de post anteriores y del blog de Eme)

    Porqué de repente necesitamos pastillas, geles, consejeros y guias para tener "sexo perfecto"?

    Porque habríamos de hacer lo imposible por tener un "cuerpo perfecto"?

    La misma (falsa) obsesión masculina con el tamaño del pene y el "rendimiento", se vé en las mujeres con respecto a la cantidad de cirugias, liposucciones e implantes a los que se someten.

    Acaso un cuerpo redondeado a fuerza de silicona te renovará los ratones internos?

    Seré un auténtico "depredador" en al cama por usar medicamentos o saberme de memoria los mejores "tips de sexo" que me mandan por el celular?

    Me debo estar poniendo viejo, jajajajaaja. Pero antes que acostarnos con una barbie perfecta, creo que preferimos hacerlo con una mujer real y poder tener una conversación agradable despues de la "guerra".

    (me fuí a la mierda no?)

    Felices Fiestas!!

    RispondiElimina
  14. Que lujo de blog. He llegado aquí por casualidad, como normalmente suelo llegar a los buenos sitios y lo primero que me encuentro es este fondo rojo, como de terciopelo rojo, como un instante de pasión descarriado o una mirada furtiva en la noche. Y para colmo esta entrada...
    Nunca he visitado Florencia ni he visto el David de cerca, pero tu forma de describirlo me ha acercado a las calles de FLorencia y he sentido tu pasión al describirlo. Estoy contigo en todo, quizás a veces en algo tan perfecto es necesario una imperfección, nos recuerda que somos humanos y que algo tan cotidiano como una profunda mirada nos sacia tanto como el mayor de los placeres.
    Seguiré visitando tu plaza.
    Saludos.
    El Fumador.

    RispondiElimina
  15. qué risas NINA! jamás me calenté con una estatua...

    RispondiElimina
  16. Seguro que muertito no luce...
    jijiji... :)

    RispondiElimina
  17. LAURA,
    si, si, cantaba unas mañanitas hermosas, no? (ja, ja)
    Conozco ese pueblo, estuve unas horas, de paso, cuando vivía en Italia.
    Tal vez me crucé con tu amigo. Sabés si es algo del músico? Florindo Sassone?
    Gracias por los datos, la historia, la leyenda y el aura del David dan mucha tela para cortar.
    Cariños

    LUIGI,
    Vos nunca te vas a la M..., sos honesto, franco, directo y me hacés reir.
    He dicho que mi David no es perfecto, de hecho tiene panza y un poco de grasa en la cintura sobre su cadera.
    Tenés razón de que traje el tema para seguir un hilo con el de Eme y de lo que estábamos charlando de los geles y esas cosas.
    Me alegra que te consideres como yo a mi David, un galanazo en la cama.
    Coincido en tu comparación de la medición entre hombres con las cirugías de las mujeres, pero no es cierto que la primera sea falsa.
    Qué querés que te diga! A mi la de Eme de andar hecha un asquito no me va. Yo soy pro cirugía "natural"
    Baci, dolce.
    FUMADOR,
    Sea usted muy bien venido a mi humilde morada!!! Espero tenerlo de visita cuando guste, con o sin cigarrillo.

    GIRL,
    ay... te juro que fue amor a primera vista!

    VALERIA
    tenés razón, dicen que los más pequeñines son los que más elongan..
    será...!?

    Saluti a tutti ed un altro desiderio di buon natale!

    RispondiElimina
  18. (jajajaajajaja)

    Pará NINA pará... yo no dije que me consideraba un "galanazo en la cama"!!!!!

    Solo dije "conversar", en referencia a que quizá se puedan hacer muchas cosas con cirugias o viagra... pero la comunicación (feeling, empatia, enamoramiento, sintonía o atracción, todo junto o por separado, como quieran llamarle) son cosas que no se pueden comprar.

    Baccio y abraccio

    RispondiElimina
  19. Sorry NINA, sabés que te admiro, pero para mi, marche un buen pedazo.
    El pequeño podrá ser juguetón, simpático y pertenecer a un bello, pero marche uno grande y rendidor para mi, please...

    RispondiElimina
  20. Ayyy. WONDER...!
    Te juro que si encuentro una escultura digna de tus gustos, te la subo.!
    Baci, baci, baci

    RispondiElimina
  21. Cuando el resto del "combo" no importa, comienza a tomar importancia el tamaño.
    De todas maneras sólo ustedes, mujeres, son las que pueden dar un veredicto.
    Además con unas pocas palabras tienen la capacidad y el poder de bajarle la autoestima a cualquiera.
    Con respecto al David, tuve la fortuna de verlo personalmente, y ante tamaña maravilla de cinco metros de altura, ciertos detalles pueden pasar desapercibidos tranquilamente a los fines artísticos.
    Vaya a saber lo motivos que impulsaron a Don Miguel a hacerlo de ese tamaño.

    RispondiElimina
    Risposte
    1. Te puedo asegurar por lo que a mi respecta que el tamaño importa, claro. Pero más importan las virtudes amatorias.
      Un beso bien dado, en los labios y en la boca...
      Un susurro cochino al oído, una caricia en la espalda...

      Y vos dónde tenés la autoestima??

      Baci

      Elimina
    2. Yo también pienso que importa, pero más importan la pasión y la inteligencia.
      Mi autoestima está exactamente donde debe estar, y no guarda ninguna relación con el tema en cuestión.
      Mi familia (esposa e hijos), ayudan mucho a mantenerla bien alta, sumado a la seguridad y confianza que siento en mi mismo, como persona, con todos mis defectos y virtudes.
      Pero no nos pongamos serios :)
      Un abrazo.

      Elimina

L'altra parte di me: lei.